¿Qué es la caja negra de un avión?

Es muy escuchado siempre que un avión tiene un accidente, es normal escuchar en las noticias que se esta buscando la caja negra de un avión que tuvo un accidente para saber que es lo que exactamente sucedió con este transporte aéreo, sin embargo, ¿Qué es exactamente este aparato? Y ¿Cómo fue que se diseño?

La caja negra es el registro del vuelo que lo lleva, en este aparto se graban las conversaciones que el piloto tiene con la torre de control durante todo el trayecto del viaje, al igual que sus maniobras planeadas y hechas y todo esto lo hace siempre que el avión se encuentra en marcha.

Los primeros “registradores de vuelo” se comenzaron a usar a principios de los años cincuentas y se les llamo “cajas negras” sin embargo las cajas son de color naranja chillón para poder ser encontradas fácilmente; la definición de “caja negra” no se debe a su color sino a lo que esto conlleva pues siempre que se les busca suele ser posterior a un accidente aéreo con lo cual se relaciona el color negro, respecto a un mal augurio.

“la caja negra” se trata de un complejo mecanismo que esta conformado por 3 unidades, la encargada a grabar conversaciones, la unidad de datos técnicos que es la que graba todo esto y la que registra 60 parámetros de vuelo, desde la altura a la velocidad de la nave además de la velocidad temperatura y turbulencias durante el viaje.

Este mítico objeto, al que se le otorga la virtud de la indestructibilidad, en realidad son tres cajas pintadas de vivos colores para facilitar su hallazgo tras un accidente. Se trata de un complejo mecanismo formado por tres unidades. La grabadora de conversaciones, situada en la parte delantera del aparato, la unidad de adquisición de datos técnicos, colocada en la cola del avión y que registra 60 parámetros de vuelo, desde la altura que ha alcanzado a su velocidad, pasando por temperaturas, turbulencias, etc., y la unidad grabadora, donde se registran estos datos. Las más recientes cajas negras, graban el sonido de voz de toda la cabina de los pasajeros, aparte de la de los pilotos.

Gracias a esta tecnología se sabe que cerca del 38% de los accidentes de aviación se produce durante la maniobra de despegue, mientras que otro 26% ocurre durante el momento del aterrizaje. El 75% obedece a fallos humanos, el 11%, a averías y el 5%, a condiciones meteorológicas adversa.