¿Qué significa la palabra asesino?

Categorías : la palabra
Por:

Es una palabra que viene del árabe; el cual quiere decir “consumidor de hachís”; se cuenta que en la época de las cruzadas eran una secta temidísima por los cristianos; se dice que esta secta realizaba muertes por el consentimiento de Aláh pero para poder realizarlo estos antes de realizar su mandato tenían que intoxicarse con hachís,  esta secta se hacía llamar “Hashsh Ashin” ósea “los que consumen hachís”. El líder de esta secta se llamaba Hassan Al Sabbah, y era llamado por su gente “el ermitaño de las montañas” se considera uno de los primero guerrilleros de la historia y era el que lideraba los asesinos durante las cruzadas.

Eran realmente temidos por que eran contratados para realizar la ejecución de cualquier persona y se cuenta de ellos que eran realmente certeros en su golpe y nunca se les escapaba su victima; en esta época los asesinatos cometidos por estos hombres eran realmente bien pensados y solo se realizaban a lideres religiosos, políticos o militares, para sembrar el miedo con su muerte; se dice que eran unos grandes genios ya que terminaban con la vida de la persona que en ese momento levantaría mas escándalo.

La fe que le tenían sus miembros al líder principal de los asesinos hacían que por una solo orden suya estos realizaran cualquier tipo de asesinato y a cualquier persona, incluso se dice que algunos de sus miembros se quitaron la vida para seguir las ordenes al pie de la letra de Hassan Al Sabbah de aquí viene la terminología de “asesinos suicidas” ; aun no se tiene muy claro si la substancia toxica que consumían lo hacían antes o después de la muerte de su victima; aunque se piensa que esta la consumían después de la orden para poder relajarse del todo y que no se tuviera culpa de lo que se acababa de realizar. Tiempo después de su llegada a las cruzadas esta secta se conoció como “Hashsha-shin” que si lo pensamos es muy similar al anglicanismo de la palabra asesino “assassin”.

Artículos relacionados
Tema Qué significa? por: Carlos de la Torre 2017.