¿Qué significa la palabra vacuna?

Se dice que la palabra vacuna tiene su origen en las “vacas” ya que las recolectoras de leche que estaban en contacto con estos animales enfermos de viruela  automáticamente se volvían inmunes contra la enfermedad.

En 1786 el médico Edward Jenner se dio cuenta que las mujeres encargadas de ordeñar la leche de vacas enfermas de viruela no contraían la enfermedad, esto hizo que dicho médico inoculara a un niño llamado James Phipps la leche que habían ordeñado una de estas granjeras; el infante tuvo síntomas de enfermedad durante 48 horas pero después de ser inyectado ya no mostró síntomas  ni padeció la enfermedad.

En la actualidad y gracias a este descubrimiento, las vacunas están hechas con el germen que causa la enfermedad en una dosis modificada, ya sea que este germen se encuentre muerto o muy debilitado y a diferentes condiciones térmicas, y pueden ser empleadas por vía oral o por medio de una inyección del virus, con esto nuestro cuerpo genera anticuerpos y esto hace que nos inmunicemos contra la enfermedad o alergia.

Algunas vacunas suelen traer efectos secundarios como hinchazón o picazón en donde nos fueron inyectadas, y en casos muy raros suele presentarse fiebre y cierto malestar. La mayoría de estas vacunas se nos proporcionan en nuestra infancia o adolescencia y se nos da una tarjeta de vacunación. Además es muy recomendable vacunarse contra enfermedades especificadas si es que viajamos a un país diferente al nuestro, para evitar brotes contagiosos dentro de la comunidad que visitamos o dentro de nuestra propia comunidad.