¿Por qué comemos con tenedor?

Como tal no sabemos exactamente su origen ya que se cuentan miles de historias sobre este artilugio, de lo que si esta bien claro es como es que se implemento el uso del mismo sobre las mesas como utensilio para comer; las películas han dado un falso panorama a la edad media del mundo, en ellas vemos como se comía como salvajes y no se tenía ni pizca de modales, pero todo esto es totalmente falso ya que a la hora de comer ya se tenían varios códigos de cultura bien establecidos, sin embargo esto no quiere decir que se empleara el tenedor precisamente, lo único que se empleaba era tan solo un cuchillo y unas manos muy hábiles para emplear el mismo, para así engullir un manjar sin preocupación.

El tenedor se hace presente en la época de una dama llamada “Teodora” quien era la hija de un emperador bizantino llamado Constantino Ducas, quien en afán de expandir el imperio la casa un duque para formar una poderosa república de Venecia. Cuando esta llega a su nuevo hogar ella lleva un objeto de mesa con una forma totalmente desconocida, un artefacto con forma de bidente, así que cuando lo emplea todo el mundo se le queda viendo y pronto el tenedor pasa a volverse parte de aquel séquito y posteriormente poblado, esto es muy raro, ya que anteriormente algunos monarcas habían tratado de difundirlo por ejemplo en Francia, no teniendo nada de éxito con esto, por ejemplo Carlos V de Francia simplemente al emplearlo era mirada forma extraña y no conseguía que los comensales usaran el tenedor y siguieran comiendo en su forma habitual.

Los primeros tenedores tan solo contaban con dos dientes, y totalmente afilados, al grado de que si te pinchabas con ellos era realmente peligroso, posteriormente se puso de moda en todo Europa y fue empleado no tanto por nobles sino como el propio pueblo, la primer fabrica de tenedores de la que se tiene registro surgió hasta el siglo XIX, lo cual nos hace creer que no es un invento tan viejo.